Realizan homenaje póstumo a la Dra. Dolores Gallardo Rincón

Oncologia.mx.- Con motivo del reciente fallecimiento de la Dra. Dolores Gallardo Rincón, el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) realizó un homenaje para reconocer la carrera y trayectoria de la especialista en cánceres ginecológicos. Amigos, familiares, compañeros y miembros del Instituto se dieron cita para rememorar los momentos más especiales que compartieron con la Dra. Gallardo.

A la ceremonia asistieron destacados especialistas y profesionales como: Alina González Gallardo; el Dr. Miguel González Romero; la Quím. Cinthya González Gallardo; la Documentalista Sayuri Gallardo; la Mtra. Nora Arias Contreras, Presidenta del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de la Ciudad de México; la Lic. Paulina Labastida del Comité Ejecutivo de Morena; el Dr. Carlos Aranda, Director de la Sociedad Mexicana de Oncología (SMeO); la Dra. Eva Ruvalcaba Limón como parte de la directiva de SMeO; el Dr. Roberto Tapia Conyer, Director General de la Fundación Carlos Slim y su esposa.También asistieron el Dr. Héctor Gallardo Rincón, Director de Soluciones Operativas de la Fundación Carlos Slim; el Dr. Francisco Puebla de AstraZeneca; el Dr. Jorge Tanaka de Roche; el Dr. Pedro Escudero, Director del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI; la Dra. Cristina Alvarado, Jefa del Departamento de Oncología Médica del Hospital Juárez de México; la Dra. Patricia Cortés, Jefa de Tumores Ginecológicos del CMN 20 de Noviembre del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE); la Dra. Eva Gómez, Presidenta del Grupo GICOM a partir de este año y Jefa del Departamento de Oncología Médica del Centro Oncológico José Luis Barrera Franco del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISEMYM); el Dr. Manuel Magallanes Maciel, Jefe del Departamento de Oncología Médica del Hospital Central Militar.

¿Quién fue la Dra. Dolores Gallardo?

La Dra. Dolores Gallardo nació en Guadalajara, Jalisco, el 26 de agosto de 1955. Su familia era católica y estaba encabezada por la Sra. Ana María Rincón Santana y el Sr. Agustín Gallardo González, sus padres. Fue la quinta de nueve hermanos. Se graduó como Médica Cirujana y Partera en la Universidad de Guadalajara y, en 1987 obtuvo el título como Oncóloga Médica en el INCan.

Posteriormente, en Guadalajara fue Jefa del Departamento de Investigación de la Secretaría de Salud del Estado de marzo de 1987 a 1998. Luego fue adscrita del Departamento de Oncología Médica entre 1987 y 1991 en el Hospital General de Occidente de Guadalajara.

Tras ello volvió al INCan donde fue Subdirectora de Educación para la Salud entre 1994 y 2003. Durante la gestión del Dr. Jaime de la Garza, fue Subdirectora de Medicina Interna de septiembre de 2003 a mayo de 2005. También fue coordinadora de varias de las reuniones anuales del INCan entre 1993 y 2003.

Otro de sus cargos fue como Subdirectora de Docencia de 2006 a 2007, además de ser miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI2). Adicionalmente, la Dra. Gallardo fue Presidenta y Fundadora del Grupo de Investigación en Cáncer de Ovario de México (GICOM) y miembro permanente del Gynecology Cancer Intergroup (GCIG). También era Responsable del Programa de Cáncer de Ovario del INCan. Participó, también, en el Consejo Mexicano de Oncología. En 2010 consiguió el etiquetado de recursos federales para cubrir cáncer de ovario. En 2019 inició el Programa Cáncer de Ovario y en 2014 se fusiona con el Programa para Cáncer de Endometrio para crear el COE.

Esta iniciativa cubre el diagnóstico, atención integral, investigación y capacitación de cáncer de ovario y cáncer de endometrio. A la fecha ha beneficiado a más de 5 mil mujeres desde su integración.

Miembros del INCan la recuerdan con cariño

El Dr. Jaime de la Garza Salazar habló durante la ceremonia para reconocer y conmemorar a la Dra. Gallardo. “La conocí hace 38 años cuando era Jefe de Medicina Interna. Ella me pidió hacer la residencia en Oncología Médica porque ella estaba en Radioterapia”.

Así, fue “la primera mujer residente de Oncología Médica del INCan. Siempre brillante, controvertida. Era también una mujer difícil, no toleraba a los mediocres. La muerte se lleva consigo un dolor que nadie podrá sanar y el amor deja un recuerdo que jamás nadie podrá robar. Hoy, la Dra. Dolores, deja un recuerdo que jamás nadie podrá robar”.

Por su parte, el Dr. Alejandro Mohar rememoró anécdotas especiales junto a quien fuera su compañera. “La conocí aquí en el INCan en 1984 cuando ingresamos como residentes, ella estaba en Oncología y Radioterapia, y yo estaba en la rotación de Nutrición”.

El especialista compartió que las autoridades no les habían otorgado una beca a pesar de tener tres meses realizando la residencia en la Institución. Por tal motivo se manifestaron junto a la Dra. Aida Mota. “A la tercera vez que fuimos vieron a la Dra. Gallardo y dijeron: Ya están sus becas, la tenacidad e insistencia de la Dra. Gallardo nos convenció de que merecen las becas”.

Después de 5 años, ambos se reencontraron con un proyecto en común: “crear un Registro de Cáncer. A pesar de algunas limitaciones, ella logró reunir los datos de los municipios del estado de Jalisco; incorporamos este registro a la red y lo presentamos en un Congreso de Epidemiología”.

El Dr. Mohar definió a la Dra. Gallardo como una mujer tenaz. “Recuerdo esa intensidad para formar el GICOM. También viajé mucho a diferentes congresos con ella. Una vez en París, fuimos a cenar el Dr. Juan Wolfgang Zinser Sierra, él y yo bebíamos vino, y ella pidió una Coca-Cola, motivo por el que la criticamos”. “El cáncer de ovario es igual que la Dra. Gallardo, es un tumor que nace, que no se deja, que va, que regresa, que sigue luchando”, finalizó.

La Dra. Aida Mota recordó que conoció a la Dra. Dolores en “octubre del 83, cuando venimos a hacer el examen de admisión como candidatas a la residencia. Ella era una oncóloga nata y tuvimos el gran privilegio de tener a Lolita en nuestro querido Instituto como maestra, mentora, además de amiga y hermana. Fue un modelo a seguir, ella combinó los más grandes niveles de profesionalismo, con compasión y humanitarismo. La cruel ironía de tener la enfermedad de la que era experta no la detuvo ni por un momento de continuar con su trabajo como una dedicada oncóloga e investigadora. Vivió su cáncer de ovario con gran valentía y gracia, su pérdida es un doloroso recordatorio que es nuestra responsabilidad apoyar y seguir investigando para encontrar una cura”.

En tanto, el Dr. Abelardo Meneses, Director General del INCan, recordó que tras el temblor del 85, “la Dra. Gallardo tomó la iniciativa de dejar nuestras literas de residentes a nuestros pacientes para que pudieran descansar en la madrugada. Esa era la esencia de Lolita tomar la iniciativa en favor de los pacientes”.

“Cuando me tocó ser el Presidente de la Sociedad Médica en 2001, ella se encargó de la parte cultural y unió la medicina, la ciencia y el arte. También fue la primera en conseguir un programa especial y gestionó un dinero especial para personas con cáncer de ovario. En el 2011 fueron 5 millones, y en el 2012 se elevó a 11 millones y así fue incrementándose cada año”.

En representación de todas las generaciones de oncólogos que fueron alumnos de la Dra. Gallardo, La Dra. Rosa María Álvarez agradeció la oportunidad de haber compartido aula con la reconocida médica. De igual manera, la Dra. Gabriela Alamilla resaltó la humanidad de la Dra. Dolores Gallardo. “Gracias a ella tengo la oportunidad de trabajar en este maravilloso hospital. Me enseñó a ser perseverante, resiliente y siempre dar lo mejor y un poco más, porque ella siempre quería que todo fuera excelente, así era ella”.

En su oportunidad, el Dr. Antonio Baen comentó que “la Dra. Dolores se caracterizaba por incluir a todos los residentes en el equipo. Recuerdo que siempre nos decía: ‘Le vamos a dedicar a cada paciente el tiempo que sea necesario’, así, la consulta se convertía en una oportunidad para ejercer una práctica clínica muy humana”.

“La vida de un estudiante de medicina se puede alargar hasta 13-14 años y todo médico en formación se beneficia enormemente de un mentor, como residente pude ver que la Dra. Dolores como una. Al final de la residencia me invitó a trabajar con ella, ya en el plano laboral, la Dra. Gallardo me dijo: ‘Antonio tienes que hacer la maestría’. Ahora, gracias a ella, soy Maestro en Ciencias Médicas”, agregó.

También mencionó que una de las cosas más importantes que aprendió de la Dra. Gallardo fue “que los pacientes no pueden esperar porque la enfermedad no espera. Aprendí que en la detección oportuna tenemos una herramienta invaluable y también aprendí que trabajar en equipo es la clase del éxito. Quiero darle las gracias porque siempre estuvo disponible para la enseñanza y siempre me impulsó a lo mejor”.

El Dr. Eduardo Cervera, Director de Docencia, dijo que la Dra. Gallardo “hizo grandes acciones en pro de sus pacientes y en pro de la oncología nacional. Guardarnos un cachito de tu corazón porque en el nuestro te quedaste”.

El Dr. Ángel Apodaca, Subdirector de Hospitalización y Consulta, definió a la Dra. Gallardo como una mujer “muy resolutiva y comprensiva. Fue una mujer extraordinaria”.

En su oportunidad, el Dr. Francisco Ochoa Carrillo, Médico Especialista Adscrito a la Atención Inmediata, compartió que la Dra. Gallardo “fue una extraordinaria científica, siempre directa, cuestionando su experiencia”.

La Dra. Lucely Cetina, Responsable del Programa Micaela, también compartió un breve testimonio: “Juntas luchamos batallas aquí en este hospital y en otros lugares, el objetivo era siempre nuestro paciente. Hoy la extraño, pero sé que continúa aquí con nosotros”.

El Dr. Jaime Coronel, Investigador INCan resaltó que la Dra. Gallardo hizo “un gran trabajo para crear programas de apoyo para cáncer de ovario para dar tratamiento sin costo. Esto me causó gran admiración, la vamos a echar de menos. Espiritualmente está con nosotros”.

Por su parte, la Enf. Yolanda Sánchez, Adscrita al Departamento de Hematología, dijo que la Dra. Gallardo “fue una persona que demostró dedicación, entusiasmo y apoyo al paciente. Es una gran pérdida, agradezco a Dios el haberla conocido”.

En tanto, el Dr. Ramiro Espinosa, Médico Especialista Adscrito al Departamento de Hematología, dijo que siempre escucho “palabras de aliento, siempre fue una fiel consejera, una gran maestra y un gran ser humano. Hasta donde esté, un abrazo enorme a la Dra. Dolores Gallardo.

Te puede interesar…

La Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer celebra su 50° aniversario

Más allá del INCan

El Dr. Andrés Poveda, Oncólogo Médico y Líder a nivel internacional en el campo de la Ginecología Médica y de los tumores ginecológicos, participó desde España en el homenaje de la Dra. Gallardo. “Tuve el honor de conocerla cuando era responsable del área de Oncología Ginecológica del INCan, me la presentó el Dr. De la Garza, quien pensaba acertadamente que era la persona capaz para crear un grupo de trabajo en su país. La Dra. sentía pasión por compartir los conocimientos, por la docencia. También manifestaba esa atención a sus pacientes”, comentó.

La Mtra. Nora Arias, Exdiputada y ahora Presidenta del PRD, enunció unas palabras dirigidas a la Dra. Gallardo. “Conocí a la Dra. Gallardo a principios de 2017, cuando fui Presidenta de la Comisión de Salud en la Asamblea Legislativa, en esas fechas discutíamos las reformas a la Ley General de Salud de la Ciudad de México e incluimos que todas las mujeres recibieran un diagnóstico oportuno para el cáncer de ovario”, dijo.

Los “conocimientos de la Dra. Gallardo fueron fundamentales para el impulso de este instrumento legislativo, necesario para salvar vidas. Hoy les reitero que a nombre de la Dra. Gallardo seguiremos trabajando. Ella nos dio un gran ejemplo”, finalizó su discurso.

Al homenaje póstumo también asistieron familiares de la Dra. Gallardo. Una de sus hijas relató que “fue una extraordinaria mujer, doctora y madre. La pasión e intensidad con la que vivía la replicaba en todos y cada uno de los aspectos de su vida. Ella me enseñó que no hay nada más apasionante en la vida que luchar por lo que se cree. Mi mamá era mi mayor fan y yo la suya. El mayor honor de mi vida es ser hija suya. Encuentro paz en que mi mamá vivió en sus términos y logró todo lo que quería, luchó incansablemente, defendió todo lo que le importaba. Sus ganas de vivir fueron siempre contagiosas. Mi mamá fue inmensamente feliz, su vida valió la pena”.

Este y otros artículos de interés los podrás encontrar en nuestra próxima Edición Especial de colección dedicada a la celebración de los 50 años de la AMLCC.

Para saber más…

Dr. Francisco Ochoa, miembro fundamental de la AMLCC

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

El poder de un “Sí” puede salvar una vida como salvó la de Ángel

¿Sabías que hoy 6 de junio se conmemora el día mundial del paciente trasplantado? Es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *