El impacto del cáncer: El individuo, la familia y la sociedad

El pasado 24 de octubre del presente año, la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) compartió, por medio de su portal oficial, con la comunidad en general un artículo bajo la autoría de los Doctores Ricardo Alejandro Lara Aguilar y Clara Ibet Juárez Vázquez; ambos académicos en el área de Ciencias de la Salud de la UAG. La información presentada está relacionada con el estudio del cáncer de mama y los distintos impactos que tiene en la vida de las personas.

El cáncer es una enfermedad que impacta profundamente en la vida de la persona en varias áreas, repercutiendo en las actividades cotidianas del trabajo, la pareja, sus amistades y familiares.”, aportan los académicos, “El estrés, ansiedad y/o depresión a nivel psicológico forman parte de la afectación personal que se debe a la gran cantidad de interrogantes en torno a aspectos médicos (diagnóstico, tratamiento, pronóstico, etc.), el contexto social y personal (deterioro físico), entre otras inquietudes.”, afirman. A lo largo del artículo, ambos académicos buscan profundizar en las principales áreas en las que la enfermedad presenta un alto impacto. Estas son tres y se desglosan en: personal, familiar y social.

En cuando al impacto personal, comparten los autores, se encuentran factores tales como la primera reacción del paciente ante una situación que esabrumadora e inesperada” para la cual existen reacciones variadas que van en sintonía con la personalidad del individuo, en esto se incluyen puntos como la inteligencia emocional, el apoyo externo y el contexto personal de cada paciente.

“En la mayoría de los pacientes con cáncer se vive el ‘duelo oncológico’, este es un proceso de adaptación psicológica que incluye negación, ira, depresión y resignación/aceptación. De esta manera permitiría que el paciente se prepare para responder a las situaciones adversas que podría enfrentarse durante el proceso de la enfermedad.” Comparten los académicos, quienes añaden que la situación puede ser un duelo más fuerte que se complemente con miedo y preocupación por la descendencia que puedan tener; esto a su vez contribuye con la detección temprana y la aplicación de tratamientos en las etapas iniciales.

En contraparte, afirman que lo perjudicial de esta situación, también afecta a distintos campos de la vida del paciente, podría conllevar al aumento de segundos tumores y a la aparición de secuelas físicas (aspectos psicológicos, post-resección de glándulas mamarias, estéticos, linfedema, menopausia temprana e infertilidad), psicológicas (miedo y estrés) y sociales (conflictos familiares y laborales)”.

En lo que al impacto familiar respecta, las partes más afectadas son las que se relacionan a partir del núcleo (hijos, pareja, hermanos); desde el inicio son quienes mayor cercanía tienen con el paciente y su enfermedad, y rara vez se amplía hasta el resto de los familiares; esto incluye el acompañamiento durante el tratamiento. Los académicos afirman que los familiares, son personas que ante todo no deberían perder su propio mundo, deberían aprender a ver y a apoyar a su ser querido en esa situación difícil y angustiosa e ir motivando y visualizando positivamente la recuperación”.

Te puede interesar…

La familia y/o pareja se vuelve entonces una especie de sostén durante el tratamiento, resultando en un impacto positivo a partir de acciones conjuntas entre los familiares y el equipo médico, según los especialistas, en algunas ocasiones existen tensiones, afectación de la unión, cambios en los roles y estilo de vida que pueden condicionar la buena recuperación del paciente e incluso desequilibrar el ambiente familiar”. Indudablemente, el impacto de la enfermedad en la vida colectiva del portador es amplio e incierto.

El impacto social es aún más amplio que los dos anteriores. Como individuos pertenecientes a diversos colectivos, las afectaciones sociales suelen tener un papel crucial en nuestras vidas en distintos niveles (físico, mental y emocional), el cual puede ser positivo o negativo. Por ello este es uno de los puntos más importantes dentro del artículo.

Los académicos explican que “En nuestra sociedad el cáncer ha sido asociado a un pronóstico fúnebre caracterizado por dolor, sufrimiento, desesperanza y muerte. La sociedad conoce pocos casos de pacientes que se recuperan y logran vencer al cáncer, así como los que pierden la batalla en la mayoría de las veces; por ello las personas tienen impacto sobre el estado anímico de los pacientes cuando le transmiten tanto los aspectos positivos como negativos”.

Derivado de lo anterior, la predisposición social se ve dividida en dos comportamientos distintos ante el paciente oncológico, la positiva donde todo tiene solución; misma en la que el ámbito laboral juega un punto de importancia en cuando a hacer que el paciente se sienta útil, y la otra, en la cual, en letras de los doctores, cuando lo observan sin cabello, con alguna cirugía mayor, o deteriorado físico y se comportan de manera discriminativa o sintiendo lástima que propicie una sensación anímica mucho peor”.

Si bien la incertidumbre, el miedo y la ansiedad es algo que en general alteran a la población humana, las cosas se intensifican cuando la persona en cuestión es un paciente con cáncer de mama, puesto que viven pensando en “la reaparición de la enfermedad, incertidumbre de lo que pasará, temor por posibles recaídas”, expresan los doctores de la UAG.

Finalmente, comparten con los lectores una lista de recomendaciones recuperada del Instituto Americano de Cáncer, como una de las maneras de hacer más ligera la pasantía durante la enfermedad y afrontar de una manera más adecuada la situación la que se encuentran. Dicha lista incluye:

  • Crear conciencia que es un diagnóstico y no una sentencia de muerte.
  • Proponerse a conseguir nuevas metas y hacer planes para el futuro.
  • No culparse cuando la evolución de la enfermedad no sea favorable.
  • Seguir los consejos del equipo médico y asistencial.
  • Evitar sentirse solo o desamparado.
  • Tratar que las relaciones con amigos y familiares sean igual que antes del diagnóstico.
  • Describir la enfermedad de manera esperanzadora y visualizar la recuperación.
  • Tomar la enfermedad como desafío evitando victimizarse.
  • Evitar las situaciones estresantes y sentimientos negativos.
  • Tratar de relajarse.

DC

Para saber más…

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

El Grupo BMV y la AMLCC se unen contra el cáncer

El cáncer acontece todos los días a cualquier hora, en cualquier lugar, sin descanso; por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.