Páginas de la Historia Revista del Instituto Nacional de Cancerología… a través de los años

Del Papel a la Era del Internet

Oncologia.mx.- El Dispensario Anticanceroso Ulises Valdez, ubicado en el N° 131 de las calles de Chopo, creado y sostenido por la Secretaría de Salubridad y Asistencia, trabajó con esta denominación hasta el año de 1949. En esta fecha fue cedido al Patronato del Instituto Nacional de Cancerología quien se hizo cargo de él, aumentando y ampliando los servicios y el personal, absorbiendo los gastos de sostenimiento. Se le llamó Centro de Prevención y Diagnóstico.

Así inició sus labores este Instituto que hasta la fecha trata de cumplir lo más completamente con la misión que le ha sido encomendada.

Fue posible iniciar las labores del Instituto gracias al legado del Dr. Grajales, médico chiapaneco, quien dejó un millón de pesos en fideicomiso a la Secretaría de Salubridad y Asistencia. La Nacional, Compañía de Seguros sobre la Vida, dio otro millón y de esta manera se pudo adquirir el equipo necesario para empezar a trabajar. Otro donativo importante fue el de Don Emilio Azcárraga, quien regaló un aparato de roentgenterapia y 150 mg. de radium; otras personas e instituciones dieron más de 800,000 pesos. Estas aportaciones generosas aunadas al desinteresado entusiasmo del cuerpo médico y administrativo del Instituto han permitido obtener resultados sumamente halagadores a través de los años y actualmente contamos ya con una experiencia propia, mexicana, en el campo de la cancerología. En efecto, las historias clínicas, los datos estadísticos y el archivo del Instituto proporcionan material valioso, que año tras año se envía a la Unión Internacional contra el Cáncer y al Comité de Revisión de Resultados del Tratamiento del Cáncer Cervicouterino, con sede en Estocolmo. Sin embargo, en nuestro país, no se conocen todavía los resultados de nuestro trabajo.

Es por esta razón que se ha hecho imperiosa la necesidad de una revista que sea nuestra voz y que dé a conocer la realidad de nuestro esfuerzo y su alcance.

Con esta presentación dio inicio la Revista del Instituto Nacional de Cancerología, en un largo, y por muchas veces difícil proceso, pero, al final, exitoso viaje a través del papel y las letras. Con una sobria portada descansando en rojo bermellón donde solo se destaca el nombre del Instituto y una pleca superior destacando revista, ostentado el estilizado Escudo de Esculapio, circunvalando este, con el nombre del Instituto Nacional de Cancerología, acompañado de la frase en plural: Luchemos contra el Cáncer, se lee en la parte inferior Diciembre de 1954. Así sencillamente, la revista se empezó a diseñar a mediados de 1953 y su circulación masiva se dio a inicios de 1955.

En ese diciembre del 54 el Instituto se encontraba dirigido por su primer Director, el Dr. Conrado Zuckermann y para la noble tarea de difusión se apuntó de forma por demás entusiasta su primer Editor en Jefe de la Revista, el Dr. Enrique Barajas Vallejo quien para 1963 llegaría a ocupar el cargo de la dirección del Instituto. Ya como responsable del despacho el Dr. Barajas siguió apuntalando la revista que a partir de 1972 caería bajo la responsabilidad del Dr. José Noriega Limón hasta 1982, para dar paso a una nueva era de la revista, nombrando Editor en Jefe al Dr. Armando López.

En 1985, bajo la Dirección del Dr. Arturo Beltrán Ortega, se dio un cambio a este órgano de información, esta vez ya bajo la dirección editorial del Dr. Jaime de la Garza Salazar, quien se dio a la tarea de invitar a destacados especialistas de la oncología a nivel internacional, empezando por cambiar el logo y tipografía de la portada: Cancerología. Bajo la firma de Publicación del Instituto Nacional de Cancerología de México, de la Sociedad Mexicana de Estudios Oncológicos A.C. y del Grupo de Estudio y Tratamiento latinoamericano del Cáncer. De igual manera se modificó el logotipo del INCan, se eliminó la frase Luchemos contra el Cáncery se agregó, con orgullo, la palabra “México”. El resultado final, en la actualidad, es el reconocido emblema del INCan.

Para el nuevo siglo la Revista del Instituto contaba con más de 1,200 suscripciones, ocupando el primer lugar en consultas para revistas en castellano de publicación trimestral. “Se considera que es la revista oncológica más conocida y leída por oncólogos mexicanos y latinoamericanos”, aseguraban sus editores quienes agregaron que: “Actualmente la revista es el órgano oficial del Instituto Nacional de Cancerología, Sociedad Mexicana de Estudios Oncológicos, Grupo de estudio y tratamiento Latinoamericano del Cáncer, Asociación Latinoamericana de Institutos contra el Cáncer, Unión Internacional contra el Cáncer, Federación Latinoamericana de Sociedades contra el Cáncer, Círculo de Radioterapeutas Oncólogos Ibero Latinoamericano y Asociación Mexicana de Onco-Hematología Pediátrica”.

Para 2001, el Dr. Alejandro Mohar habría de firmar un convenio con la revista española Revista de Oncología, órgano oficial de la Federación de Sociedades Españolas de Oncología (FESEO), la revista oncológica de mayor circulación en España y América Latina. Esta alianza permaneció hasta 2004.

Nuevo Siglo

Revista del Instituto Nacional de Cancerología: pasado, presente y futuro

La revista del Instituto Nacional de Cancerología hizo su aparición por vez primera en el año 1954. Como posiblemente sucede con otras publicaciones, la revista se enfrentó a un sinnúmero de problemas para su publicación, por lo que aparecía un solo número al año. En 1985 fui designado por el Dr. Arturo Bertrán Ortega, editor y junto al impresor decidí un cambio de fondo y forma, busqué el apoyo financiero con los laboratorios y elegí un Comité Editorial incluyendo prestigiosos oncólogos nacionales, latinoamericanos y oncólogos de habla hispana residentes en Estados Unidos. Con esta nueva estructura apareció el volumen 31, número 1-2, en marzo de 1985, con artículos de interés en la especialidad de diferentes instituciones oncológicas de México. Posteriormente nos vimos enriquecidos con numerosas aportaciones de instituciones oncológicas de Centroamérica y Sudamérica, incluyendo de EE. UU. y de Europa. La American Society of Clinical Oncology (ASCO) autorizó la publicación en castellano de sus mejores resúmenes y los de interés para nuestros países.

En 1993 al ser nombrado Director General del Instituto Nacional de Cancerología invité al doctor Alejandro Mohar Betancourt, editor asociado, para hacerse cargo de la revista como editor de la misma. El doctor Mohar era el director de investigación en nuestro Instituto. Escribí en el volumen 39, número 4, de octubre-diciembre de 1993, una semblanza editorial como editor en jefe de la revista. En el análisis de esos 9 años como responsable de dar vida a la revista del Instituto Nacional de Cancerología mencioné que la revista estaba ya reconocida y aceptada por varias organizaciones como Excerpta Médica, Index Medicus Latinoamericano, Cenids y además había sido incluida en el CD- ROM Artemisa. Asimismo, contaba con más de 800 suscripciones, el material publicado contenía trabajos de médicos oncólogos de México, América Latina, Europa, África,

Estados Unidos y Canadá. Quedaba en trámite su inclusión en índices internacionales como el Index Medicus y Current Contents, quienes nos solicitaron más años de publicación continua y regularidad para incluir en sus índices a la revista; ambas condiciones se han cumplido.

Mencioné también que llegaba el momento de entregar la estafeta de la revista a un médico como Alejandro Mohar Betancourt, de quien tenía la firme convicción de que conseguiría que la revista no sólo continuase con el mismo nivel alcanzado, sino que la conduciría a uno excelente. Hoy me es muy satisfactorio confirmar que, gracias a la labor desempeñada, la revista fue reconocida por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) de México como una de las mejores revistas médicas nacionales. Fue aceptada en el índice de revistas científicas de nuestro país y se le otorgó apoyo económico para consolidar este nuevo proyecto con la Federación de Sociedades Españolas de Oncología (FESEO). Relata el Dr. Jaime de la Garza en la revista. Lo demás ya es historia.

El Mundo de Hoy

La era digital, el gran salto.

Hoy en la era del internet donde las noticias con los grandes avances en tratamientos, prevención, nuevas terapias e imponente equipos robotizados y dispositivos médicos que solo se podrían imaginar en novelas de ficción de eso años 50´s, estas noticias, ahora, se publican en tiempo real a través de diarios digitales, redes sociales y lo que venga.

Como cantara Robert Allen Zimmerman, “los tiempos están cambiando” … y vaya que sí; por eso es interesante saber de dónde venimos para saber hacia dónde vamos, y de vez en cuando echar una mirada hacia atrás, y ver hoy esas viejas revistas don- de se plasmaban los sueños y promesas de aquellos jóvenes médicos que esperaban pacientemente a que saliera publicada su revista del INCan.

Este, y otros interesantes artículos, acompañados de reportajes; entrevistas y colaboraciones especiales con los más connotados especialistas a nivel nacional e internacional; los puede encontrar en nuestra próxima Edición Especial Multimedia de la Revista Oncologia.mx: “75° Aniversario INCan”, Edición Internacional con presencia Ibero Latinoamericana.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

INCan inaugura moderno acelerador lineal para aumentar atención de pacientes con cáncer

Por: Redacción Oncologia.mx .-  En un importante avance para mejorar la atención oncológica en México, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *