Cáncer de Pulmón ALK positivo

Por: Dr. Francisco J. Orlandi, Oncólogo Médico, Jefe de la Unidad de Cáncer Pulmonar en Instituto Nacional de Tórax, Chile. Profesor emérito de Oncología.

Oncologia.mx .- Tal vez lo primero que uno piensa con cáncer de pulmón es “yo no fumo, ¿por qué habría de preocuparme?”. Sin embargo, en el hospital donde trabajo, veo   cada vez más pacientes que nunca fumaron, pero que desarrollaron algún tipo especial de cáncer de pulmón.

“¿Por qué a mí?” Eso preguntan muchas mujeres, nunca fumadoras, que desarrollan cáncer de pulmón, que entre nosotros llamamos “ALK mutado”.

Bueno, ya destaca que no existe “el” cáncer de pulmón, sino varias enfermedades diferentes que se agrupan bajo ese título, que, por ser diferentes entre sí, requieren distintos tratamientos.

En el caso del cáncer pulmonar ALK mutado, se requiere que una biopsia con una muestra del tejido que forma ese tumor sea analizada por un Patólogo experimentado. En este caso mi jefa de Patología dice que la tinción que hace es “positiva” cuando las células se tiñen de “chocolate bitter”, y que eso se puede ver fácilmente. -Debo decir que eso no me parece tan fácil, pero si ella lo dice, así debe ser-.

Lo que sigue es lo más difícil: tener el tratamiento en mano. Des- de los rincones más recónditos a las áreas más habitadas de nuestra América Latina debemos tener la posibilidad de obtener estos tratamientos en centros que realmente se dediquen a tratar el cáncer pulmonar.

Por lo anterior es que la investigación y la colaboración es tan importante para todos. No podemos depender sólo de nosotros o de nuestras familias para tener una terapia adecuada. Todos sabemos lo que cuesta tener una cita médica -para la cual en muchas ocasiones se debe hacer largos viajes-, la cual es necesaria para comenzar a recibir el cuidado indispensable frente a este diagnóstico.

Vamos por partes. El diagnóstico es siempre lo primero, y en este caso los síntomas muchas veces son muy vagos; Tos irritativa que no se va, pasando más de un mes sin fiebre, y sin ninguna otra molestia que esa tosecilla. No es nada raro que el médico de atención primaria piense en una alergia, un catarro, o una neumonía, por lo que si la tos no desaparece

¡Consulte de nuevo! Muchas veces mis pacientes han pedido a sus médicos de base que les tomen una radiografía o una tomografía -y eso les ha salvado la vida-. Habitualmente, se necesita ahí un especialista broncopulmonar capaz de realizar la biopsia, que se hace en  procedimientos simples y ambulatorios. Hecho el diagnóstico, es el momento donde aparecemos los oncólogos: para la discusión y definición de los tratamientos.

Ahí también es donde aparece este “ALK mutado”; y cuando lo hace, nos indica varias cosas. Este cáncer no necesaria- mente está relacionado al humo del tabaco, y suele aparecer más en mujeres (a diferencia de los otros tipos de cáncer de pulmón). Esta enfermedad requiere tratamientos distintos. La quimioterapia casi no lo ataca, sin embargo, son muy útiles los medicamentos orales que son capaces de frenar el avance y en muchos casos hacer retroceder a este tipo de cáncer. Por su- puesto, en las etapas tempranas la cirugía es lo más recomen- dable, aun cuando en nuestros países suele no ser la norma debido a las demoras que hay en la atención hospitalaria. Por eso es tan importante que sepamos más de estos aspectos, pues nos sirven para orientar a los médicos y evitar de esta forma, que perdamos tiempo.

Hecho el diagnóstico y recetado el tratamiento, es realmente necesario participar en los cuidados: las familias, los pacientes y el entorno médico debemos formar un equipo, todos juntos funcionamos mejor. No esconder síntomas y compartir con los médicos lo que al paciente le sucede es información vital para poder realizar una buena prescripción.

No existen enfermedades, existen los enfermos, cada cual con sus propios síntomas. Algunos requieren disminuir las dosis de remedios para poder continuar con el tratamiento, pero si no lo advertimos puede ser necesario suspender esta terapia. Otros nos indican que debemos realizar más frecuentemente los chequeos, lo que permite mayor seguridad.

La dosis de algunos medicamentos fue estudiada para otras poblaciones, de otros países; lo que significa tener que ajustar al tamaño y el peso. Esto requiere que veamos al paciente, conversemos con sus familiares, enterarnos si come bien o no lo hace, si se cansa mucho, o si por el contrario se siente cada vez mejor.

En nuestra cultura, muchas veces creemos que molestamos al médico con nuestros problemas -nada más errado-. Quienes estudiamos medicina lo hemos hecho para ayudar a quienes se enferman, y somos más felices tratando un caso difícil, en lugar de ir a casa con la incertidumbre de si nuestro paciente realmente no tenía nada, cuando eso no concuerda con lo que hemos visto.

La medicación que se usa para este tipo de cáncer se ha diseñado para frenar la multiplicación de las células cancerosas ALK mutadas y no sirve para otros cánceres, por lo que solamente es útil en este tipo de enfermedad y por eso se requiere de tecnología de diagnóstico especializada para poder confirmar que es el tratamiento más adecuado.

Los fármacos que mencionamos son una clase especial que llamamos Inhibidores de Tirosina Cinasa (o ITK, por sus iniciales) y que tiene una gran afinidad por las células cancerosas mutadas, pero también se unen a algunas otras células norma- les, por lo cual se puede producir la toxicidad que determina efectos indeseados. Si bien son de mucha menor intensidad y frecuencia que con la quimioterapia endovenosa, no son carentes de efectos colaterales.

Por eso son necesarias las visitas al hospital o consultorio, que nos permitan actuar con la mayor seguridad, y para pacientes y familiares, tener la certeza que no haya efectos indeseados.

Los ITK son capaces de frenar la enfermedad por tiempos prolongados, pero en muchos casos, se requiere en el largo plazo, hacer ajustes en el tratamiento, cambiar los medicamentos y volver a comenzar. Esto también es un trabajo de colaboración. Hacerlo en el momento adecuado, ni antes ni después, es primordial.

Por todo lo que hemos visto, éste es uno de los mejores ejemplos de cómo el trabajo en equipo ayuda en el tratamiento y de cómo influye ese trabajo en la salud de cada uno de nosotros.

Éste, y otros interesantes artículos, acompañados de reportajes; entrevistas y colaboraciones especiales con los más connotados especialistas a nivel nacional e internacional; los puede encontrar en nuestra Edición Especial Multimedia de la Revista Oncologia.mx: “Avances e Innovación en Cáncer de Pulmón 2020”, Edición Internacional con presencia en Ibero Latinoamericana. Consúltala de forma gratuita en  https://issuu.com/grupo-mundodehoy/docs/cancer_de_pulmon_2020

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Inmunoterapias en combinación

Por: Dr. Jerónimo Rodríguez Cid, Oncólogo Médico Hospital Médica Sur y ONCARE CDMX, adscrito al …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *