Cáncer de Próstata, la lucha por mejores tratamientos

La especialista en oncología, profesora de la División de Oncología Médica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, miembro de la División de Investigación Clínica en el Centro de Investigación de Cáncer de Fred Hutchinson E.U. e investigador principal del SCCA (Seattle Cancer Care Alliance) para varios ensayos clínicos relacionados al cáncer de próstata, Dra. Celestia Higano, habla sobre los tratamientos y sus experiencias alrededor del cáncer de próstata.

Ella ha estado trabajando con los hombres que tienen cáncer de próstata durante unos 20 años, desde el momento en que la terapia hormonal fue la única opción de tratamiento para la enfermedad metastásica.

Las opciones limitadas la condujeron a la búsqueda de alternativas para el cuidado de la próstata a través de la investigación de tratamientos más efectivos en las últimas dos décadas. “Ha sido muy gratificante porque durante esos años los cambios en el campo han sido muy significativos”, afirma Higano.

Ahora la quimioterapia, la inmunoterapia, y otros agentes anti-cáncer específicos, son parte de la mezcla, especialmente para los pacientes que toman parte en los estudios. La investigación para aclarar estas opciones de tratamiento y descubrir otros sigue curso. Higano y el resto del equipo colaborador en la investigación de cáncer de próstata del SCCA, ofrecen estudios siempre que sea apropiado para los hombres que acuden al SCCA para su cuidado.

Nadie receta para cada uno

A nivel nacional hay probablemente menos de 20 médicos oncólogos considerados expertos en cáncer de próstata, Higano estima que “es un pequeño grupo comparado con expertos en otros cánceres comunes, como el cáncer de mama”. Sus años de experiencia y dedicación a la investigación colocan a Higano en este grupo de élite.

El pensamiento creativo es la clave, afirma, al crear el mejor plan de tratamiento para un paciente individual y para sacar a la luz nuevos tratamientos con el potencial de beneficiar a muchas personas que tienen la enfermedad. Esta demanda de la creatividad es a la vez el aspecto más desafiante y más agradable de su trabajo, asegura la investigadora.

“No hay una receta que se pueda seguir para cada situación”, dice Higano. Si el tratamiento estándar de primera línea no puede detener la enfermedad en un paciente en particular, los oncólogos tienen que estar dispuestos a pensar creativamente acerca de la situación de esa persona y todos los tratamientos disponibles, incluyendo aquellos que son experimentales.

“Hay que mirar al paciente como un todo,” dice ella.

La investigación hace el progreso

Alrededor de 1995, la SCCA comenzó a construir un equipo de investigación de cáncer de próstata, y desde entonces el grupo ha madurado. La mayoría de los miembros han estado con el equipo cuatro años o más.

“Con el tipo de investigación que hacemos, tengo que destacar la importancia de nuestro equipo. No se trata de mí. Hay enfermeras de investigación, coordinadores, gerentes, y otros que ayudan a ejecutar los estudios”, explica Higano. “No podríamos hacer este trabajo sin estas personas”.

El equipo está estudiando los protocolos para los hombres en todas las etapas del cáncer de próstata, de los que han sido diagnosticados tempranamente hasta aquellos con enfermedad avanzada. La inmunoterapia es una de las zonas más interesantes de la investigación en este momento, dice Higano.

La inmunoterapia trabaja con el sistema inmune del cuerpo, dirigiéndola para identificar y destruir las células cancerosas. Este tipo de terapia incluye vacunas contra el cáncer, que han llevado a respuestas favorables en algunos pacientes, incluyendo algunos con tumores sólidos, como el cáncer de próstata. Actualmente las vacunas de cáncer, principalmente, se estudian como tratamiento para el cáncer en lugar de abordarla como prevención.

“[En SCCA] estudiamos actualmente la vacuna Provenge, que es un producto en desarrollo por Dendreon, una compañía de biotecnología de Seattle. Los pacientes que son elegibles para participar en el ensayo deben tener el cáncer de próstata metastásico, que la terapia hormonal haya fracasado y no experimentar síntoma de dolor “, explica Higano.

“No estamos en el punto donde podemos decir que las vacunas van a ser la parte del tratamiento diario de cáncer de próstata, pero nuestros datos sugieren que nosotros podemos estar cerca de eso”, dice Higano. “¡Esto es fabuloso!”.

En otro proyecto de investigación interesante, el equipo de SCCA colabora con Monique Cherrier, PhD, psicóloga clínica en la Administración de Veteranos en el Centro Médico de Seattle, para examinar como la terapia hormonal para el cáncer de próstata afecta la función cerebral.

Anecdóticamente, los médicos escuchan de sus pacientes -o sus cónyuges- que ciertas funciones cognitivas parecen deteriorarse durante el tratamiento en algunos hombres En muy raras ocasiones algunos hombres experimentan cambios profundos, como la demencia. Muchos varones no tienen tales efectos en absoluto.

El estudio actual utiliza la tomografía por emisión de positrones (PET) y la resonancia magnética funcional (MRI) para ver cómo funcionan los cerebros de los hombres cuando se les pide que naveguen por un laberinto o identificar puntos de referencia geográficos en un programa informático.

Cada participante se estudia antes de que empiece la terapia hormonal para establecer su función basal. Luego se estudia después de varios meses de terapia hormonal para ver si su función ha cambiado. Los investigadores también estudiarán un grupo de control de los hombres de la misma edad que tienen cáncer de próstata y que no están recibiendo la terapia hormonal.

Por lo menos un fármaco, llamado finasterida (Proscar), se muestra prometedor para ayudar a prevenir el cáncer de próstata. “Ahí es donde queremos llegar”, dice Higano, “hasta el punto de impedir la enfermedad en hombres con riesgo“, incluyendo algunos de los familiares de nuestros propios pacientes”, añade.

Conocer a sus pacientes

La construcción de relaciones sólidas con los pacientes y sus familias es una de las mejores partes de trabajar en el SCCA, dice Higano. A ella le gusta conocer a cada paciente y su familia también.

“Debido a que los hombres con cáncer de próstata a menudo viven por muchos años, llegamos a conocer a las personas en un nivel muy personal,” dice Higano. “Es lo que nos hace amar lo que hacemos.” Cuando un médico conoce bien a un paciente, esto apoya el éxito del tratamiento. Por ejemplo, ayuda al médico a anticipar cómo el paciente puede responder a los cambios de salud y a interpretar las respuestas del paciente a las preguntas sobre cómo va el tratamiento, indica Higano.

La relación médico-paciente puede comenzar en una temprana etapa del tratamiento, asegura la investigadora. Llegar a trabajar con los pacientes durante varios años sólo fortalece las conexiones.

“Tengo muchos pacientes que he visto por más de 10 años”, dice.

Con información de Seattlecca.org

Este artículo será publicado en la Edición Impresa de LaSalud.mx en Milenio Diario, el próximo 16 de Julio del 2014

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

70% de los casos de cáncer de próstata que se detectan en el ISSSTE son en etapas avanzadas

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) recomienda no …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *