Investigadora mexicana desarrolla método para detectar cáncer cérvico uterino

Por medio de un suero sanguíneo que contiene los anticuerpos producidos por algunas mujeres con diferentes grados de lesiones en el útero es posible detectar la presencia de cáncer cérvico uterino, afirmó en comunicado de prensa, María de Lourdes Gutiérrez Xicoténcatl, investigadora del  Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) de Morelos.

El sistema se basa en la prueba ELISA, consistente en utilizar placas de 96 pozos en donde se pegan las proteínas virales E4 y E7 de la variante 16 del virus del papiloma humano (VPH), las cuales son puestas en contacto con los sueros de las mujeres que han sido infectadas o presentan algún tipo de lesión en el cérvix uterino, lo cual dará una respuesta positiva para la presencia de anticuerpos contra las proteínas del VPH.

Así, los anticuerpos del suero que queden absorbidos en la placa de 96 pozos, específicos contra VPH, serán revelados a través de una reacción colorimétrica.

Los resultados obtenidos hasta ahora por el equipo de Gutiérrez Xicoténcatl  demostraron que la presencia de anticuerpos contra la proteína E4 de VPH16 se asocia a lesiones tempranas en el cuello uterino, mientras que los anticuerpos contra la proteína E7 se asociaron a mujeres con lesiones graves en el epitelio y con la posibilidad de que se transforme en cáncer.

 “Actualmente estamos tratando de definir perfiles de inmunoglobulinas (anticuerpos) contra las proteínas E4 y E7 de HPV16 que puedan identificar más específicamente a mujeres con lesiones tempranas del cérvix uterino en riesgo de progresión hacia cáncer”, explicó la también jefa del Departamento de Interacción Epidemiológica del INSP.

Este sistema de diagnóstico, explicó la académica, ayudará a complementar el diagnóstico que se lleva a cabo a través de la prueba de Papanicolau y la detección de ADN del virus del papiloma, con lo que se garantizará un diagnóstico oportuno y completo de lesiones tempranas del cérvix uterino.

Además, permitirá por una parte, que se pueda dar un tratamiento oportuno y adecuado a estas mujeres, además de monitorear a través de esta prueba la evolución de la lesión cervical y la eficacia del tratamiento.

Uno de los principales objetivos, recalcó Gutiérrez, es reducir la incidencia de este cáncer, los tiempos de tratamientos y hospitalización, sobre todo si se toma en cuenta que más de 70 por ciento de las lesiones tempranas son regresivas de manera espontánea y no requieren tratamiento;

Sin embargo, el mayor reto es  poder identificar tempranamente al 30 por ciento  de las mujeres que no son capaces de remediar la lesión y se encuentran en alto riesgo de progresión hacia cáncer, aseguró la también integrante de la Academia Mexicana de Ciencias.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Mastografía, clave contra el cáncer de mama

 CáncerDeMama.mx.- De acuerdo con cifras del INEGI, por cada 100 mil mujeres de 20 años o …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *