Taller RenaSer… Cáncer Esperanza una Nueva Vida

Con la misión de ayudar a quienes se enfrentan al cáncer a comprender mejor los procesos del padecimiento y brindar un enfoque positivo mediante la recuperación mental, emocional y física, este 6 de julio de 2013, en las instalaciones del Auditorio de la Universidad Virtual de Liverpool, se llevará a cabo el taller “RenaSer… Cáncer Esperanza una Nueva Vida”, gracias a la conferencista, tallerista, capacitadora, escritora y fundadora de la Asociación Toca Compartir es Vivir, A.C., Consuelo Austin Toca, quien además celebra su undécimo aniversario como sobreviviente de cáncer de mama, y 24 años de su batalla frontal contra el cáncer, tras haber sido incondicional cuidadora de su hermana Mónica y su padre quienes sucumbieron ante este mal.

Desde entonces asumió un compromiso con la mujer, y ha encaminado sus esfuerzos y dura experiencia en ser un testimonio de vida que impulse la difusión, la prevención y detección oportuna del cáncer, por medio de conferencias y talleres. A este respecto conversamos con esta guerrera, quien nos compartió un poco de su lucha y sobre el Taller “RenaSer… Cáncer Esperanza una Nueva Vida”

¿De qué trata el taller RenaSer?

Es RenaSer con S, de volver a nacer, de ser. En el taller encontrarán salida a tanto dolor, podrán transformar todo lo doloroso en maravilloso, con experiencias y herramientas para que se las lleven puestas, que aprendan cómo salir de un lapsus de crisis, porque estamos muy bien y de repente no sabemos por qué amanecimos con miedos, con angustias, con tristeza.

¿A quién va dirigido?

A pacientes, sobrevivientes, familiares, cuidadores, ahora se han inscrito enfermeras, tanatólogas, la gente que esté interesada en este tema. No se habla de quimioterapias, se habla más bien del renacimiento, del renacer, de la oportunidad, de la gratitud, de toda la transformación de trabajar juntos después del cáncer, liberándote de la depresión, cómo utilizar tu vida.

¿Cuál es el primer pensamiento o sentimiento que se enfrenta?

Miedo a morir, pero más bien no un miedo por sí mismo, sino el qué va a pasar con mis hijos, qué va a pasar con mi marido, qué va a pasar con mi casa, qué va a pasar con mis papás, qué va a pasar con mis hermanos, qué va a pasar con mi trabajo, al final es cuando pensamos en nosotros realmente. Por qué, porque es un shock, porque por educación y cultura siempre estamos pensando en los demás, lo tenemos como el segundo mandamiento “ama a tu prójimo como a ti mismo”, pero creo que no llegamos al “como a ti mismo”, y Dios nos enseña a amarnos a nosotros mismos.

¿Qué se requiere para salir adelante al tener un diagnóstico de cáncer?

Principalmente despertar. Para mí el ser sobreviviente de cáncer de mama, es algo que despierta en la mujer un espíritu valiente maravilloso el cual te hace moverte, actuar para sanarte. Mi motor fue mi familia, fueron mis hijos, pero en este tipo de talleres lo que aprendemos es que tú seas tu propio motor para vivir. Porque después de un golpe de ese tamaño, tienes que tomar las riendas de tu vida y aprender a amarte, a respetarte, a aceptarte tal cual eres, saber qué es lo que quieres y lo que ya no quieres en tu vida.

¿Cómo convertir esta dolorosa experiencia en un impulso para ayudar a alguien más?

Yo creo que el mismo dolor, el mismo sufrimiento te hace ayudar a los demás de una manera diferente, quizá no necesariamente trabajando de voluntaria ni en una fundación, sino simplemente en el hospital, con nuestras señoras, y así empecé yo a ayudar, a dar tips, les decía ve a tal grupo o lee este libro; nos convertimos en un grupo muy amoroso.

¿Cómo surge la Asociación Toca Compartir es Vivir?

Nace de la necesidad, de una necesidad muy particular, yo estuve diez años con Mónica mi hermana, yo tenía veintitantos años, ella empezó a los treinta y cinco años, y duré diez años dando la batalla. Y sí, a los ojos de los demás fui su cuidadora incondicional e hice mucho, pero no estaba preparada, y nace de esa soledad, de ese tocar puertas, de la incertidumbre, yo le decía a mi hermana, tú tienes cáncer en el cuerpo yo en el alma, en el no pasa nada, échale ganas, todo está bien, un mito, un tabú, no se habla en las familias, no se habla.

Entonces cuando me toca a mí, me tocó el alma en cuestión de que yo no quiero que mis señoras y sus familias pasen por todo lo doloroso que hemos pasado nosotros, porque le dio a mi papá, luego a mi hermana y a mí. Viene de esa necesidad, de todo lo que no pude hacer por Mónica, hacerlo por mis señoras, todo lo que no pude hablar con mis sobrinas, con la familia, ahora ayudar a las familias a que lo hablen, que lo digan, que opinen, que le lloren, que se abracen, que se liberen, que se sanen, en vida.

El cáncer es una segunda oportunidad, pero también de liberación, de sanación, porque los que desafortunadamente fallecen en un accidente dejan muchas deudas emocionales y nosotros tenemos esta oportunidad para sanar nuestra alma, para pedir perdón, para perdonarnos, para despertar e ir otra vez por nuestros sueños, por nuestros ideales.

¿Cuál es su opinión sobre la decisión de Angelina Jolie ante su factor hereditario?

Es una decisión muy personal, pero debemos ser sensatos, porque los estudios son muy caros, entonces imagínate la angustia de saber si sí o si no, yo en mi caso sí me quedé mutilada de un seno, y al reconstruirme decidí quitarme el otro, pero porque estaba lleno de quistes, y psicológicamente era atemorizante, y en el momento que tomé esa decisión se me fue el fantasma del cáncer, pero tengan cuidado, que la gente no vaya a vender y embargar sus pertenencias por hacerse ese estudio, porque creo que con la autoexploración mensual, asistiendo al doctor y estando bajo vigilancia, se puede prevenir y detectar muy temprano y salvar tu seno, salvar tu vida y evitar los tratamientos tan agresivos.

Creo que es un punto muy importante, algo muy personal porque es algo que ataca tu feminidad, tu sensualidad, tu sexualidad, tu maternidad, el atractivo visual, creo que es una decisión muy difícil y muy personal, en mi caso fue un impulso loco de amor por mí.

¿En tal caso la sugerencia es que ante la sospecha o antecedentes familiares estar más alerta?

Claro. Cada año si son chavitas ultrasonido, autoexploración tres días después de tu sangrado menstrual y tu visita al doctor. Que tengan muchísimo cuidado con anticonceptivos, con terapia hormonal, que cuiden su cuerpo, cuiden su alimentación, pero no sólo por el cáncer, por la diabetes, colesterol, triglicéridos; hacer consciencia de lo importante que es el cuerpo, yo nunca me di cuenta que era el vehículo que me iba a llevar hasta el último día de mi vida, hasta que perdí un seno, pero gané una vida.

Entonces mucho ojo, cuiden su cuerpo, porque gracias a Dios tengo once años de haber pasado por el cáncer de mama, ya estoy reconstruida, pero quedas con una calidad de vida distinta, que no puedes mover bien el brazo, que no te puedes dormir de ese lado, que no puedes cargar, o sea ya muy mermada. Y tan fácil, auto explorándose, la triada: auto exploración, ir al doctor y tus estudios, y puedes salvar tu seno y tu vida.

¿Qué hace falta en México?

Más grupos de apoyo, más grupos informativos, que hubiera una atención integral, desde el oncólogo, el oncólogo cirujano, la radio, la quimio, el psicólogo, el apoyo emocional, la espiritualidad, hacer todos un equipo integral. Que los doctores, los laboratorios y toda la comunidad médica y civil le dieran importancia al apoyo emocional, porque hay que sacarlo de raíz, porque el cáncer enferma a toda la familia, se necesita una atención integral, salud mental, espiritual, emocional y física.

Hemos revolucionado increíblemente con los laboratorios en todos los aspectos, porque cuando Mónica mi hermana hace 24 años, el cáncer era sinónimo de muerte, y era cáncer, cáncer, no era cáncer de mama, ni los ganglios o invasor, ahora todo es mucho más personalizado. La verdad vamos bien, nos falta mucho obviamente, pero vamos bien.

¿Cuál es la invitación?

Que vengan a festear, a escuchar, a informarse, el que ya quiere dejar de sufrir, están invitados a “RenaSer… Cáncer Esperanza una Nueva Vida”, que es esperanza, es vida, es vivir en el presente, es practicar la gratitud para comenzar una nueva vida. Y siempre juntas de la mano, amo a mis señoras, amo a mis mujeres, hoy les digo que el cáncer ya no destruya mujeres, almas, cuerpos, familias, hogares, trabajos, sino que el cáncer construya, y vamos por un México libre de cáncer; ese es mi lema, y yo estoy desde hace once años libre de cáncer.

Inscripciones

Asoc.Toca Compartir es Vivir, A.C.

Tel. 4437 8315 Cel. 04455 1335 8425

[email protected]

www.tocacompartiresvivir.org 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Cáncer de ovario, un cáncer del que nadie habla

Como cada año, el  8 de mayo se conmemora el Día Mundial del Cáncer de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *