Importancia de la calidad en la atención a pacientes con cáncer de mama

 

Importancia de la calidad en la atención a pacientes con cáncer de mama

Por Dr. Juan Enrique Bargalló Rocha*

Agradezco la oportunidad de compartirles algunas ideas sobre la importancia de ofrecer servicios de calidad a las pacientes con cáncer de mama, un grupo cada vez más numeroso en nuestro país.

Cuando hablamos de calidad, a veces, la primera idea que viene a la mente es la de un inspector revisando que los productos en una fábrica no tengan desperfectos. Aunque es una imagen útil, es importante recordar que aquí hablamos de la calidad de vida de personas concretas, por lo que la manera de alcanzar esos niveles de calidad no pasa sólo por la vigilancia de ciertos procesos, sino por la interacción con el paciente.

Según la Organización Mundial de la Salud, la calidad de vida es: “la percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive, en relación con sus objetivos, sus expectativas, sus normas, sus inquietudes”. Se trata de un concepto muy amplio que está influido de modo complejo por la salud física del sujeto, su estado psicológico, nivel de independencia, sus relaciones sociales, así como su relación con los elementos esenciales de su entorno. Casi podríamos hacer un paralelismo con el concepto clásico de la felicidad, como dice la canción: “Tres cosas hay en la vida: salud (dimensión física), dinero (dimensión social) y amor (dimensión psicológica)”. Pero más allá de metáforas, lo cierto es que la calidad de vida es uno de esos indicadores de cuánto se ha logrado en materia de bienestar social, como sucede en los países más desarrollados.

La lucha por alcanzar esos niveles enfrenta desafíos de distinta naturaleza, pues la respuesta de los servicios sanitarios ante una misma demanda puede ser muy diversa; ello tiene repercusiones en el trabajo diario de los médicos, en la calidad asistencial, en el coste de los procesos y en la capacidad de respuesta frente a las necesidades y expectativas de los ciudadanos.

Un primer elemento tiene que ver con que la práctica médica actual se caracteriza por ser un proceso continuo de toma de decisiones en condiciones de incertidumbre, tanto diagnóstica como terapéutica, que se ve mediada por múltiples factores como son:

A) La posible imprecisión de los datos del interrogatorio y examen físico, añadida a la variabilidad en su interpretación.

B) Incertidumbre en la relación existente entre la información clínica disponible y la presencia de una enfermedad.

 

Esta incertidumbre se trata de controlar o reducir mediante:

1. la evaluación y difusión de la efectividad de la práctica clínica;

2. instrumentando técnicas de consenso (especialmente útiles cuando la evidencia científica es insuficiente o cuando no es factible o éticamente rechazable realizar estudios sobre la efectividad y seguridad de un procedimiento);

3. Programas de Gestión de la Calidad;

4. Promoviendo la formación continua de los profesionales, dentro de la cual adquieren cada vez mayor importancia los talleres de simulación clínica y los sistemas informatizados y robotizados, especialmente estos últimos para la práctica quirúrgica;

5. Con un trabajo multidisciplinario basado en comités para patologías especialmente complejas (como el cáncer), que se impone como un buen sistema para limitar la variabilidad clínica;

6. Manteniendo actualizado un sistema de registro de errores o de “acciones a mejorar”, como mecanismo de autorregulación; y

7. A través de la informatización de la historia clínica y documentos de fácil acceso, así como la disponibilidad de sistemas inteligentes que ayuden a la decisión clínica y al seguimiento clínico de los pacientes.

Pero más allá de estos factores y de la competencia profesional de cada médico, hay un factor que no podemos dejar de señalar: las diferencias en la disponibilidad de los recursos así como el uso que se hace de ellos, siguiendo criterios científicos y ciertas pautas profesionales; porque, además de tratar de satisfacer las expectativas de cada paciente, se debe tomar en cuenta a la administración sanitaria, la dirección, la población de referencia, entre muchos otros, resultando un proceso cada vez más complejo.

**Más de un millón de casos nuevos de cáncer de mama se diagnostican cada año en el mundo, de los cuales 45% ocurren en los países de ingresos bajos y medios.

** El 55% de las muertes de esta enfermedad, habitualmente localmente avanzada, se debe a dos factores determinantes de supervivencia, es decir, la fase tardía de presentación, diagnóstico inadecuado así como un tratamiento nulo o incompleto.

**En México, este aumento ha sido más notable en la última década y también representa una gran carga de muerte prematura, ya que el 60% de las mujeres mueren entre los 30 y 59 años. Esto probablemente debido a una serie de factores que incluyen la escasez de conocimiento y conciencia, barreras sociales y culturales, así como recursos médicos inadecuados.

**La realidad es que para contar con programas efectivos de control de cáncer de mama necesitamos una financiamiento adecuado. Este tratamiento es de una complejidad que requiere conocimiento, además de ser apoyado en sus distintas etapas y espacios como: la prevención, detección temprana,, diagnóstico y referencia coordinada, tratamiento personalizado con un abordaje multidisciplinario en un modelo de unidad funcional así como la rehabilitación en todas sus modalidades y en algunos casos cuidados paliativos Aunque existen algunos datos generalizadas sobre financiamiento de la salud, hay poca información específica de cáncer de mama para los administradores de sistemas de salud y los directores de programa, por una deficiencia en estadísticas y recolección de datos así como una diversidad de procesos. Necesitamos elaborar un sistema universal y perfectamente coordinado que dé cuenta de qué tanta atención le estamos dando en términos de calidad, seguridad y costo-beneficio a las mujeres de nuestro país.

También existen algunas barreras socioculturales que deben identificarse, pues contribuyen a la demora en la búsqueda de atención médica para el cáncer de mama. En algunas comunidades, en nuestro país como en otros, existen ciertas creencias sobre el origen del cáncer, lo cual lleva a los enfermos y sus familias a buscar otro tipo de curas, y no es sorprendente que la medicina “Occidental”, sea a menudo el último recurso para algunas mujeres con padecimientos mamarios. Por ello es necesario diseñar programas de educación de salud, que tomen en cuenta el contexto sociocultural al que van dirigidos, para ofrecer información clara y ayudar a vencer los temores asociados a la enfermedad, no solo a la población sino a los médicos de primer contacto.

 

Éstas son algunas de las tareas indispensables para mejorar la calidad en la atención a pacientes con Cáncer de mama:

**(Quiero mencionar el trabajo extraordinario del Dr. Enrique Ruelas Barajas en su gestión de calidad fortaleciendo las certificaciones y homologándolas con las recomendaciones internacionales)

• **Un continuo reconocimiento del importante papel de equipos multidisciplinarios siempre y cuando sea accesible a todas las mujeres y se encuentre bien coordinado.

• Así como la regulación y certificación continua de quién debe atender esta enfermedad con conocimiento, estándares de calidad y optimizando los recursos

• La certificación y regulación de personal médico, paramédico, hospitales, laboratorios (de patología).

• ** La reducción del costo de los medicamentos utilizados dentro de los tratamientos. No solo a través de bioequivalentes como única política sino buscando efectividad desde el punto de vista científico y costo beneficio, ya que la mayor parte de las nuevas moléculas es muy compleja su reproducibilidad. Buscando el impacto en aumentar la supervivencia.

• Los cuidados paliativos deben formar parte de programas de atención del cáncer de mama.

• Debe hacerse un esfuerzo para aumentar que el número de unidades de radioterapia en poblaciones alejadas de las metrópolis, así como los esfuerzos para la formación de físicos, técnicos y personal paramédico.

 

**Recientes estudios basados en entrevistas cualitativas con mujeres diagnosticadas con cáncer de mama sobre la manera en que fueron tratadas, describen un panorama que requiere de nuestra atención. En él se encontraron frecuentes retrasos en los diagnósticos, atribuibles a veces a la reticencia y los miedos de los pacientes, pero también a errores médicos y a tardanzas en los tiempos de diagnóstico. Las mujeres experimentaron un promedio de 7.9 visitas clínicas antes de recibir un diagnóstico de cáncer de mama avanzado confirmado y un promedio de nueve visitas antes de llegar a un diagnóstico precoz de la etapa.

No podemos descartar factores biológicos subyacentes de las tasas más altas de cáncer de mama avanzado en México, pero los resultados preliminares sugieren que el actual sistema de salud podría ser responsable del retraso del diagnóstico y el inicio del tratamiento. Existen ejemplos de diagnósticos con retrasos de hasta 9 meses desde la aparición de los síntomas hasta el inicio del tratamiento. Ésta es la clase de insuficiencia a la que no podemos acostumbrarnos.

La Sociedad civil de cáncer mamario, más a menudo representada por organizaciones no gubernamentales (ONG), juega un papel esencial en todo el mundo para hacer frente a la creciente carga de cáncer de mama y las disparidades en el acceso y la calidad de la atención. Estas organizaciones no gubernamentales puede sensibilizar y educar a los pacientes, así como movilizar recursos para atender las necesidades locales y proporcionar servicios no disponibles a través de servicios del Gobierno (por poner un ejemplo, el apoyo emocional). También puede ayudar a que las políticas públicas se orienten de forma más sensible a las necesidades del paciente y de la comunidad.

Mejorar este servicio es una responsabilidad compartida. Existe una responsabilidad individual del médico pero también de la sociedad para exigir dicha calidad y una responsabilidad estatal para regular la calidad y dar elementos para sostenerla; mientras que las sociedades médicas tienen la obligación de medir la calidad y las Organizaciones No Gubernamentales la de evaluar el éxito en la aplicación de los programas.

La calidad cuesta dinero, pero este dinero no es dinero mal gastado: es una inversión en capital humano, es una inversión en calidad, y este tipo de inversiones disminuirá a largo plazo el costo de la atención medica en virtud de que los tratamientos serán utilizados de forma correcta y eficiente, las medicinas serán ocupadas para los pacientes y tratamientos correctos y los médicos realizaran sus funciones más rápido, con mayor eficiencia y sin gastar recursos innecesariamente.

Todo ser humano, por el simple hecho de serlo, tiene derecho a la salud, en particular a la salud de calidad. Este derecho es inalienable e indiscutible, y también es obligación de los servidores públicos no solo el proporcionarlo dentro de sus capacidades y conocimientos, sino también el asegurarse de se otorgue respetando la dignidad de cada individuo y grupo social. Esta obligación involucra a todos aquellos vinculados con la salud, ya sean médicos, legisladores, administradores de hospitales, paramédicos, enfermeras, catedráticos, entre otros.

Es importante que un trabajo de calidad sea recompensado, tanto de forma monetarias (con mejores y más eficientes presupuestos. Por ejemplo, bajos costos, mejores ingresos) como por recompensas igualmente importantes en una rama tan vital y humanitaria como la nuestra, como por el reconocimiento social a cada uno de los tipos de trabajo que se realizan en aras de ofrecer un servicio de calidad para todos. Si aportamos muchos granos de arena de calidad, no formaremos una nube de polvo que ciegue, sino una verdadera tormenta de cambio que revitalice nuestra profesión y nuestro modo de hacer las cosas en conjunto como país.

 

* Dr. Juan Enrique Bargalló Rocha

Presidente de la Sociedad Medica del Instituto Nacional de Cancerología / Jefe del Departamento de Tumores Mamarios del Instituto Nacional de Cancerología / Vocal de la Asociación Mexicana de Mastología.

Igualmente el Dr. Juan Enrique Bargalló Rocha, es parte de nuestro distinguido y honorable Consejo Editorial Médico de Oncología.mx  

 

 

 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Promueven informar a pacientes sobre cáncer de pulmón como estrategia para mejorar la atención

Pulmón.mx.– El cáncer de pulmón es uno de los tipos de cáncer más frecuentes en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *