Un relato histórico de la oncología médica en México.

 

Con la  autorización expresa de su autor, Oncología.mx se permite reproducir un fragmento del libro del entrañable Dr. Jaime G. de la Garza

“Un Relato Histórico de la Oncología Médica en México” de editorial Etmsa

 

 

Si tienes un secreto,
cuéntatelo a ti mismo.
Manuel González Barón.
 

 

Rompiendo paradigmas… el carcinoma inflamatorio de mama.

Allá por 1970, durante una de las sesiones del Servicio de Oncología, se presentaron los resultados de un grupo de pacientes con carcinoma inflamatorio de la mama; no eran nada alentadores. La mayoría de las pacientes, como sucedía en el resto del mundo, morían en menos de un año. Muchas de ellas durante los siguientes tres meses de ser diagnosticadas y tratadas con radioterapia y/o con cirugía. Los doctores de la Huerta, Román Torres y Sánchez Basurto nos preguntaban a todos los presentes “¿qué hacemos?… ¿alguien tiene una mejor idea y ofrecer otra alternativa?”

Me cuestioné mentalmente qué podía hacer, el fármaco que tenía era el 5-FU y las respuestas en cáncer de mama y otros tumores eran buenas. Me levanté y les dije: “Señores, yo creo que tanto la cirugía como la radioterapia ya ofrecieron lo que podían… esto no puede continuar así. Yo les propongo que hagamos un cambio, administrar de inicio tratamiento con 5-FU” (quimioterapia neoadyuvante, con monodroga ahora, antes no se conocía este término).

Todos me miraron y me interrogaron: qué dosis les darás, cuánto tiempo, qué tipo de enfermas necesitarás y después qué vamos a hacer. Les dije que las pacientes serían las diagnosticadas con carcinoma inflamatorio (igual a las que acaban de presentar). La dosis sería la conveniente y que tendríamos que hacer un perfil estándar (BH, QS, tele de tórax). El esquema que propuse fue administrar el 5-FU, por vía IV en bolo durante cinco días y, posteriormente, dosis semanal hasta progresión y/o toxicidad; las pacientes que obtuvieran alguna respuesta recibirían radioterapia convencional y, finalmente, pasarían a cirugía.

Una vez contestadas todas las preguntas, aprobaron el proyecto. Reconociendo la difícil tarea de trastocar la experiencia del doctor Rafael de la Huerta, debo darle mi reconocimiento ya que él fue el responsable del envío inicial de las pacientes al estudio.

La primera paciente (creo que en el mundo hasta ese momento) se presentó. Era una mujer de 70 años de edad, obesa y clínicamente en mama izquierda presentaba la clásica “piel de naranja” así que le inicié el tratamiento con 5-FU (monodroga) durante cinco días, seguido de dosis semanal con la mismo sustancia, tres meses se continuó con radioterapia como se había propuesto. La respuesta después del tercer mes era clínicamente completa (algo no visto en nuestro hospital con el uso de quimioterapia en este grupo de enfermeras). Las siguientes pacientes y la experiencia son motivo de publicación en Abstract #32 para ASCO en Denver, 1977 (el primero).

Por esa época, vino a México el doctor George Blumenschein del MD Anderson de Houston (le conocí en un congreso de ASCO), a darnos una plática. Como agradecimiento, le invité a comer a La Góndola de Insurgentes; durante la sobremesa le platiqué de nuestra experiencia con los pacientes con carcinoma inflamatorio de la glándula mamaria en el Hospital de Oncología del Centro Médico del IMSS, y los resultados con un solo agente, a la vez que le comenté que estas respuestas no estaban informadas en la literatura internacional ni mucho menos se había intentado esa modalidad. Me preguntó detalles que contesté, se limitó a decir “qué interesante, efectivamente esto no se ha informado ni se han tratado así estos casos” y sin más que agregar, lo conduje al aeropuerto.

El silencio que guardó Blumenschein respecto a mi protocolo me pareció desconcertante. Sin embargo, ya no quise agregar más. Poco tiempo después, el doctor Blumenschein publicó sus resultados con quimioterapia en este tipo de pacientes del MD Anderson, utilizando adriamicina, que resulto más eficaz que el 5-FU, pero que aún no teníamos en México.

A partir de la confirmación de mis resultados en el MD Anderson con ese estudio, el tratamiento, pronóstico, supervivencia y calidad de vida de estas mujeres cambió radicalmente a nivel mundial. Somos pioneros en tratamiento y conceptos –neoadyuvante y monodroga- términos que se aceptaron después.

Recuerdo que junto con el doctor Román Torres Trujillo (quien introdujo y difundió el tratamiento conservador del cáncer mamario en nuestro país), motivados con las excelentes respuestas observadas con el uso de quimioterapia (ahora llamada neoadyuvante) en el cáncer inflamatorio de mama, presentamos a la dirección del hospital (1971), un protocolo en el que recomendábamos quimioterapia adyuvante en pacientes con cáncer de mama. El protocolo fue rechazado y allí terminaron nuestros deseos de explorar nuevas estrategias. En ese entonces ignorábamos que los doctores B. Fisher y G. Bonadonna estaban por iniciar algo similar y que ambos publicaron sus resultados en New England Journal of Medicine (enero de 1975, con melfalan y, en febrero de 1976, con el CMF, respectivamente). Lástima, perdimos la oportunidad de poner a la oncología mexicana en el mapa del mundo.

Nosotros publicamos los resultados en “Cáncer Inflamatorio de Mama”, en 1977 (ASCO, Denver, Col.); en 1976, fue mi trabajo de ingreso a la Academia Mexicana de Cirugía.

Un Relato Histórico de la Oncología Médica en México, de Jaime G. de la Garza Salazar con ayuda de Paula Juárez Sánchez (Compiladora). Editores de Textos Mexicanos. México 2011.

 

 

 

Jaime G. de la Garza Salazar

Datos del Autor: Médico cirujano Partero, Universidad de Nuevo León, México, 1959. Internado Rotatorio en el St. Luke´s Memorial Hospital, Milwaukee, Wisc, (1958). Posgrado en Medicina Interna y Oncología Médica en South Texas Medical School, San Antonio, Texas. EUA, 1959-1964; Mayo Clinic, Rochester, Minnesota, 1965-1966.

Cargos desempeñados: Director General del INCan, México (1993-2003). Presidente del Consejo Mexicano de Oncología (1998-2000). Presidente de la Sociedad Mexicana de Estudios Oncológicos, A.C. (1980-1981). Editor de la Revista del INCan (1985-1993).

Cargos actuales: Secretario Ejecutivo del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República Mexicana (CCC). Investigador Clínico, Instituto Nacional de Cancerología Ssa. Investigador Titular “F” Comisión Evaluadora de Investigadores de la Coordinación de Institutos de la Secretaría de Salud. Investigador Nacional (SNI) Nivel II. Miembro de la Junta de Gobierno (1996-2008) y del Consejo Consultivo de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Coordinador del International Affairs Comittee of the American Society of Clinical Oncology (ASCO) (2005-2007). Miembro y Fundador de la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Oncología Médica (SLACOM). Miembro del Development Countries Task Force de la European Society of Medical Oncology (ESMO).

Distinciones: Doctor Honoris Causa otorgado por Universidad Autónoma de Puebla. Doctor Honoris Causa en Medicina, Universidad Autónoma de Nuevo León. Premio 11th Cino del Duca Award, Achievement in Cancer Research, Palacio de Versalles, París, 2003.

 Producción Científica: Autor de más de 200 artículos en revistas nacionales e internacionales con arbitraje, (Citation Index: >500 citas) capítulos de libros, profesor de más de un millar de conferencias nacionales e internacionales.

Ficha bibliográfica:

De la Garza Salazar, Jaime G. Un relato histórico de la oncología médica en México, Ed. Editores de Textos Mexicanos, México, 2011.

 

 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

En México, la tasa de mortalidad por cáncer de mama es de 17.19 defunciones por cada 100 mil mujeres de 20 años o más

CáncerDeMama.mx .-De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *