Oncologia.mx - Prolonga tu vida con un buen propósito: Dejar de fumar.
Inicio | Noticias | Oncología | Prolonga tu vida con un buen propósito: Dejar de fumar.

Prolonga tu vida con un buen propósito: Dejar de fumar.

Por
Prolonga tu vida con un buen propósito: Dejar de fumar.

Un fumador adulto pierde 13.2 años de vida y una fumadora 14.5 años.

El tabaquismo es la principal causa del 95 por ciento de los cánceres de pulmón, del 90 por ciento de las bronquitis y de más del 50 por ciento de las enfermedades cardiovasculares.

 

Enero 18, 2012. En el primer mes del año, muchas personas se plantean dejar de fumar, como  uno de sus principales propósitos. Sin embargo, este es uno de los objetivos más difíciles de cumplir. En México, sólo el 32% de quienes fueron fumadores diarios dejó de fumar en el primer año después de proponérselo.1

 

Para reducir el consumo de tabaco, en México contamos con leyes que promueven espacios 100% libres de humo de tabaco y se han aplicado mayores impuestos a los productos de tabaco, pero dejar el cigarro también radica en forma importante en la voluntad individual.

 

¿Por qué dejar el cigarro es tan difícil para muchos, aun conociendo que el tabaco es el  causante del mayor número de muertes por enfermedades derivadas de su consumo?  La Dra. Sonia Meza, especialista en neumología y presidenta de la Red México sin Tabaco, proporciona la siguiente explicación:

 

Dejar de fumar es difícil porque la nicotina tiene un alto poder adictivo, similar al de  otras drogas como la heroína y la cocaína, ya que genera nuevos receptores cerebrales que causan la adicción al tabaco. “Ello incrementa paulatinamente la dependencia del individuo, que puede ser física y psicológica.”

 

La especialista añadió que la nicotina crea sensaciones de placer en el cerebro, y esta es precisamente la explicación de la adicción al cigarro. “Al fumador le es muy difícil dejar de fumar porque intervienen emociones, condiciones que refuerzan el consumo repetido y síntomas de abstinencia que no puede controlar, como ansiedad, depresión y deseo compulsivo de volver a fumar.”

 

La Dra. Meza indicó que dejar de fumar no es una experiencia tan complicada si la persona se reconoce como un adicto y busca el apoyo farmacológico y psicológico de especialistas. Sin embargo,  antes que cualquier otra cosa, lo más importante es la voluntad de dejar de fumar.”

 

Una de las principales motivaciones para dejar el de fumar es el conocimiento  y la comprensión de que los daños a la salud causados por el cigarro pueden ser crónicos e irreversibles, lo que también se traduce en años de vida perdidos. El Centro para el Control de la Enfermedad y la Prevención (CDC) de los Estados Unidos estima que fumadores masculinos adultos pierden un promedio de 13.2 años de la vida y fumadores femeninos pierden 14.5 años.2 

 

El consumo de tabaco puede ser placentero para muchos; sin embargo, el costo es muy elevado, ya que está directamente relacionado con la aparición de 29 enfermedades, de las cuales 10 son diferentes tipos de cáncer, y es la principal causa del 95% de los cánceres de pulmón, del 90% de las bronquitis y de más del 50% de las enfermedades cardiovasculares.3 Un solo cigarro es perjudicial, pero las personas que tienen más riesgo de desarrollar estas enfermedades son quienes fuman más de 20 cigarros diarios durante más de 10 años de su vida.

 

 “Aquí lo más importante es considerar que el consumo de tabaco constituye la principal causa de enfermedad evitable y de mortalidad prevenible”, enfatizó la Dra. Meza.  De acuerdo con la OMS, cada día mueren cerca de 14,000 personas en el mundo (cinco millones por año) por alguna de las múltiples enfermedades causadas por el tabaquismo4, 5.

 

En México, la Secretaría de Salud reporta más de 60,000 fallecimientos anuales y costos de atención a enfermedades causadas por el tabaquismo por más de 45 mil millones de pesos en un año6. Por ello es considerado como un grave problema de salud pública.

 

Algunos tips para dejar el cigarro:

 

·         En el día elegido para dejar de fumar, al despertarse piense tan sólo en que hoy no va a fumar y que respetará esta decisión cada vez que tenga deseos de encender un cigarrillo.

·         Empiece el día regalando aire a sus pulmones en lugar de humo. Haga un poco de ejercicio  y practique respiraciones profundas.

·         Analice cuál cigarro es el que más disfruta o necesita y busque una actividad que lo saque de su rutina y la asociación con el tabaco.

·         Beba mucha agua y toda clase de jugos de frutas, preferentemente naturales y ricos en vitamina C.

·         Elimine, por ahora, las bebidas alcohólicas o los estimulantes como cualquier bebida que acostumbre a ser compañera de sus cigarrillos, por ejemplo, el café. Afortunadamente contamos con leyes que promueven espacios 100% libres de humo de tabaco, que le permiten disfrutar de grandes momentos, sin fumar.

·         Levántese inmediatamente después de acabar su comida y lávese los dientes, salga a pasear un poco, lave las platos, juegue con algo o con alguien.

·         Haga una lista de razones para dejar de fumar y revísela frecuentemente. Compártala con un amigo o familiar que le haya pedido que deje de fumar

·         Piense en su economía. El aumento en los impuestos al tabaco es un excelente aliciente para dejar de fumar, ya que la cajetilla es más costosa. ¿Cuánto gasta en cigarros? Haga cuentas y proyecte los ahorros al mes, a los 6 meses y a los 12  meses. Contará con un dinero extra, muy útil, cuando finalice este año.

 

Lo más importante es considerar que...

 

Cuando se deja de fumar, los beneficios se sienten rápidamente:  



  • A los 20 minutos mejora la presión arterial, lo mismo que la frecuencia cardíaca y la temperatura de pies y manos.  
  • Los niveles de monóxido de carbono y oxígeno mejoran pasadas 12 horas, lo que permite una mejor oxigenación pulmonar.
  • Disminuye el riesgo de muerte súbita y ataque cardiaco tras 24 horas.
  • Pasadas 48 horas, mejoran los sentidos del gusto y del olfato.
  • La condición física tiende a mejorar y la persona se cansará menos con cualquier actividad pasados 3 meses.
  • A las 12 semanas de abandonar el consumo de tabaco, mejora la circulación sanguínea, reduciéndose el riesgo de sufrir algún evento cardiovascular.
  • En un periodo aproximado de 9 meses se reduce notablemente la tos, la congestión y la sensación de falta de aire; se reduce el riesgo de infecciones respiratorias.

·         Se reducen los catarros y molestias de garganta, tanto en el fumador como en las personas que se exponen a su humo.



Información Proporcionada por la Dra. Sonia Meza, Especialista en Neumología y Presidenta de la Red México sin Tabaco.

 

 

Una vez abandonado el tabaco, esta determinación debe hacerse perpetua: lo mejor para no fumar es no volver a fumar.  Si es necesario, acuda con un especialista o a una clínica para dejar de fumar, pero no se deje vencer.

 

Referencias:

1.        Instituto Nacional de Salud Pública. Encuesta Global de Tabaquismo en Adultos (GATS) 2009.www.insp.mx/.../Dra.LuzM-Encuesta_Global_de_Tabaquismo_en_Adultos_Mexico_2009.pdf

2.        Instituto Superior de Ciencias de la Salud, Argentina. http://www.cienciasdelasalud.edu.ar/juventud.html

                3.        Dr. Patricia Macnair. Smoking, health risks. http://www.netdoctor.co.uk/health_advice/facts/smokehealth.htm

4.        World Health Organization. Tobacco: deadly in any form or disguise. World non Tobacco Day 2006.www.who.int/tobacco/wntd.

5.        Doll R, Peto R, Wheatley K, Gray R, Sutherland I. Mortality in relation to smoking: 40 years observations on male British doctors. Br Med J 1994; 309 (6959):901-911.

6.        Instituto Nacional de Salud Pública. Encuesta Global de Tabaquismo en Adultos (GATS) 2009.www.insp.mx/.../Dra.LuzM-Encuesta_Global_de_Tabaquismo_en_Adultos_Mexico_2009.pdf

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

5.00