Oncologia.mx - El cáncer de la cabeza y el cuello
Inicio | Noticias | Nacional | El cáncer de la cabeza y el cuello

El cáncer de la cabeza y el cuello

Por
El cáncer de la cabeza y el cuello

Causas y prevención, en números

Por: Dr. Martín Granados García

Cirujano Oncólogo, especialista en tumores de la cabeza y el cuello Jefe de Departamento en el Instituto Nacional de Cancerología y adscrito al Centro Oncológico de la Fundación Médica Sur.

Oncologia.mx .- Existe una gran preocupación por el cáncer, ya que ahora es la tercera causa de muerte entre los mexicanos después de la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, la población percibe al cáncer como un problema lejano de su vida, aunque esto podría no ser tan real y podría ser cuestión de tiempo para padecerlo. Por ello, es importante tener conciencia del cáncer y sus causas para evitar desarrollarlo.

En México se diagnostican más de 190 mil casos de cáncer cada año y 39 mil ocurren en la región de la cabeza y del cuello. En el INCan ingresan al menos 600 casos nuevos de cánceres de cabeza y cuello cada año. El mayor número (24.5%) surge en la piel, por fortuna, la letalidad suele ser baja, por ello muchos autores omiten reportar este tipo de neoplasia, pero en nuestro hospital hay una alta proporción de tumores avanzados y recurrentes que causan importantes secuelas, costos y sufrimiento. Lo más importante es que estas neoplasias se pueden prevenir, ya que el 95% de ellas son causadas por la exposición directa al sol, pero la luz solar también tiene efectos benéficos, ya que es indispensable para la síntesis de la vitamina D, que mantiene la salud ósea. 

Entonces, la exposición solar deseable es un compromiso entre la dosis mínima suficiente para mantener la síntesis de vitamina D y la dosis máxima para evitar el cáncer de piel. La cantidad de radiación recibida varía ampliamente dependiendo la zona geográfica, la hora del día, la estación del año y la vestimenta.  Nuestro país tiene una moderada a alta exposición a radiación. Por otra parte, la susceptibilidad individual varía en función del color de la piel, mientras que la eficacia en la síntesis de vitamina D varía con la edad.  Inferencias sugieren que la población de nuestro país con piel morena clara no debe exponerse al sol directo del mediodía en primavera y verano más de 10 minutos por día, pero requiere hasta 30 minutos en otoño e invierno.

El siguiente cáncer más frecuente (16%) ocurre en la glándula tiroides, afecta a casi 4 mujeres por cada hombre y el 93% son carcinomas diferenciados. Entre estos últimos, el 5% es debido a mutaciones heredadas no susceptibles de ser cambiadas; otro porcentaje variable, pero también pequeño, es causado por una dieta baja en yodo y por la exposición a radiaciones con fines de diagnósticos o por tratamientos médicos, pero la mayoría de los casos no tiene una causa reconocible. Por fortuna, estos tumores suelen tener buen pronóstico y ahora se diagnostican con más frecuencia de forma temprana.

El siguiente cáncer es un grupo denominado “cánceres de las vías aerodigestivas superiores” (VADS) que incluyen a los ubicados en la boca, laringe, faringe, fosas nasales y senos paranasales; significan el grupo más importante por su frecuencia y letalidad, y, en conjunto, representan el 24.6% de los cánceres de la cabeza y el cuello. Debido a su relativa frecuencia y letalidad merecen especial atención, atendemos más de 130 casos anuales, de ellos el 92% son carcinomas escamosos y el 71% surge en la cavidad bucal (43%) y laringe (28%). Es interesante que son afectados dos varones por cada mujer, muchas más mujeres que lo reportado por otros, aunque esto debe ser un sesgo de referencia, ya que nuestro hospital atiende predominantemente a personas sin ninguna otra forma de seguridad social obtenida por su condición de trabajador asalariado.          

Estos cánceres están causados por el tabaco, alcohol y por la infección de transmisión sexual del virus del papiloma humano. En nuestra experiencia, el 65% de los pacientes fuman o han fumado y no existe diferencia de la frecuencia entre hombres y mujeres afectados.

Muy interesante, también, es que el 57% de los fumadores reconocieron que fumaban, al menos, 10 cigarrillos por día y el 81.5% menos de 20 cigarrillos por día, esto demuestra que no es necesario fumar gran número de cigarrillos para estar en riesgo, aunque el tiempo parece importante, ya que 71% de los fumadores habían fumado 11 o más años. Muy importante es que de acuerdo a la percepción de los pacientes, ninguno de ellos era un gran fumador.

En cuanto a las bebidas alcohólicas, el 79% de los pacientes aceptaron beberlas o haberlas bebido y la frecuencia no es distinta entre hombres y mujeres afectados. Nuevamente, la intensidad no parece ser alta para aumentar el riesgo, el 68% de los bebedores bebían tres o menos tragos al día, aunque el tiempo prolongado parece importante, el 61% de los bebedores lo habían hecho por 21 años o más. Una vez más, entre los afectados, la exposición al alcohol es tan frecuente en hombres como en mujeres, dependiendo de la intensidad y duración, los que fuman y beben pueden tener un riesgo 50 veces mayor que la población que no lo hace. El mensaje es claro: erradicar de nuestras vidas el tabaco y evitar el alcohol al máximo.  

Se ha propuesto que la dieta y el ejercicio podrían modular el riesgo de cáncer. Encontramos que el 88% de los pacientes beben café regularmente; el 47% ingieren tres o menos raciones de fruta por semana; 42% ingieren tres o menos raciones de verduras por semana; 86% ingieren tres o menos raciones de carne por semana y 72% hacen sesiones de ejercicio una vez o menos por semana.

La infección causada por el virus del papiloma humano, una enfermedad de trasmisión sexual, es también un factor etiológico importante, especialmente en los carcinomas de la bucofaringe; la media de parejas sexuales fue de 6.1, pero los hombres con más frecuencia tienen tres o más parejas. La edad media de inicio de relaciones sexuales es 19 años, pero el 60.6% de los hombres y el 48.3% de las mujeres iniciaron su vida sexual antes de los 18 años. A pesar de que el 96% de los pacientes se declaró heterosexual, el sexo oral fue practicado por uno de cada tres pacientes. En la cavidad bucal existe evidencia de infección por VPH en 5 a 14.3% de los casos, cifra que varía dependiendo la metodología de estudio, pero en los carcinomas de bucofaringe 70% tuvieron una prueba positiva, acorde con la alta frecuencia de infección por VPH en este sitio reportada por otros autores.

A pesar de ser esta región fácilmente accesible a la exploración física, desgraciadamente el 82% de nuestros pacientes fueron diagnosticados en etapas avanzadas (III o IV), donde el pronóstico de supervivencia y funcional suele ser muy malo u ominoso. En forma global, el 50% de los afectados finalmente fallece por la enfermedad o sus complicaciones.

Finalmente, los cánceres en cabeza y cuello son mucho más frecuentes de lo percibido, en la mayoría de los casos se diagnostica en sus formas avanzadas, la mayor parte de ellos tienen causas fácilmente modificables y nadie está exento de desarrollarlo. Desafortunadamente, muy pocos pacientes y médicos conocen cómo es posible prevenir el cáncer, evitar sufrimientos, la muerte o al menos costosos y relativamente ineficaces tratamientos. 

Agradecimientos:

A los médicos Esperanza Alvarado y Javier López, así como a la C. Renata Barrón por su invaluable ayuda en la colección y análisis de datos. 

Puede consultar este y otros artículos relacionados en la Revista Digital Oncologia.mx ENERO – FEBRERO 2019 en https://issuu.com/grupo-mundodehoy/docs/enero_2019_-_onco

 

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

cancer, prevencion, Médica Sur, oncólogo, Martín Granados García, cabeza y cuello, causas, números, tumores

Califica este artículo

0