Oncologia.mx - Caudillismo, mesianismo y profetismo versus Actitud Participativa:
Inicio | Noticias | Nacional | Caudillismo, mesianismo y profetismo versus Actitud Participativa:

Caudillismo, mesianismo y profetismo versus Actitud Participativa:

Por
Dr. Félix Quijano Castro, Vocal de la Sociedad Mexicana de Oncología SMeO 2016-2018 Dr. Félix Quijano Castro, Vocal de la Sociedad Mexicana de Oncología SMeO 2016-2018

De cara al Congreso Nacional de Oncología

Este artículo también puede encontrarse en la Edición Impresa del mes de Octubre, Revista LaSalud.mx y Oncologia.mx impresa y distribuida en Milenio Diario e Instituciones de Salud, o en la versión digitalizada en ISSUU

“La crítica, aptitud olvidada por la educación” Dr. Leonardo Viniegra

Recibí la invitación de Carlos Henze con la idea de expresar a través de este medio un tema personal. Algo inesperado pero una oportunidad de externar un sentimiento particular lo cual agradezco. Generalmente cuando nos  piden a los médicos hablar sobre un tema nos centramos en esa parte técnica de la medicina quizás porque nos sentimos seguros ahí.

Hoy sin embargo, me voy a atrever a desarrollar un tema de reflexión que ha ocupado desde hace muchos años mi pensamiento y lo haré tratando de confrontar dos formas de ver el desempeño nuestro frente al crecimiento y el progreso, tanto en el ámbito de la medicina como en el desarrollo colectivo de nuestra población en el escenario mundial.

Mi formación profesional y experiencia de vida me han permitido interpretar que mucho de nuestro actuar tiene relación con nuestra idiosincrasia y esta a su vez con nuestra historia como cultura, donde mucha de nuestra conducta y acciones están esperando la indicación, instrucción y dirección de un líder o líderes.

Y, ¿de qué manera podría apoyar este supuesto?, Bien, si nos remontamos a nuestra historia defendemos la idea de que los grandes cambios favorables a nuestra sociedad los atribuimos únicamente a personajes ilustres de sucesos como la independencia, la revolución o la dirección del país; lo que defino en cierta forma como caudillismo; nuestra sociedad tiene también una gran tradición religiosa y muchos problemas buscamos resolverlos con la llegada de un favor divino a  lo que le llamo mesianismo (sin ser exacto con el concepto mismo) y otras situaciones se pueden explicar en el ambiente médico; creemos que si un gran maestro se retira habrá que esperar a que llegue de    la nada otro igualmente brillante ¿Profeta? En ambos casos creo que tenemos la mala costumbre de esperar a que alguien nos mueva o nos indique la acción y el derrotero para crecer.

Ciertamente algo que he aprendido es afirmar que la ley del todo o nada no aplica en los procesos humanos o propiamente sociales dada la diversidad de conductas y de pensamientos; me refiero entonces  al hablar de todo o nada, a que hablar de caudillismo, mesianismo y  profetismo  no  aplica   en   todo ni en todos pero si a un comportamiento grupal frecuente en nuestra sociedad. Continúo explicando que muchos conceptos en la vida se rigen bajo la idea de la dualidad.

Y, ¿Cómo es esto? Sí, si hay día hay noche y si hay arriba hay abajo; por eso en esta teoría del Caudillismo, Mesianismo y Profetismo existe su contraparte y me refiero a la Actitud Participativa que en esta confrontación es la deseable desde mi punto de vista; Pero

¿Cómo la defino y la confronto?

Empiezo por decirles que la actitud participativa hace a un lado el protagonismo del falso líder y promueve la participación de la sociedad en su conjunto; quiero comentar que las sociedades que han destacado de manera importante en el mundo abogan y apoyan la igualdad entre sus integrantes y se autorregulan con base en la comunicación y el sentimiento genuino de pertenencia, sinceridad, esfuerzo, trabajo y honestidad con el objetivo de crecer y desarrollarse hacia un bienestar común.

A diferencia del caudillismo, mesianismo y profetismo la actitud participativa va acompañada de una voluntad más humana y de equidad en donde cada integrante aporta lo mejor de sí mismo, lo mejor de su naturaleza humana y, esto no es ajeno del todo a nuestra cultura, lo podemos ver en hechos como los recientes acontecimientos del pasado septiembre donde nuestra sociedad es capaz de agruparse y actuar sin esperar la venida de un personaje que resuelva nuestros problemas.

Toda esta disertación obedece y hablando del congreso en puerta a las acciones conjuntas y no personales de quienes conformamos la mesa directiva de la Sociedad Mexicana de Oncología que hemos buscado como interés principal, que todos quienes integramos este grupo seamos actores aportando ideas, trabajos, acciones que nos permitan ubicarnos en la competencia nacional y mundial con sociedades pares sin sentarnos a la espera de que alguien nos lleve a ese escenario.

Si bien cada una de las mesas directivas ha aportado logros para la consolidación de lo  que  hoy  es  nuestra  sociedad;  la  convocatoria y el llamado que hago está orientada a continuar con el derrotero    de ser unidos e incluyentes, buscar la igualdad y el crecimiento, se propositivos y participativos y dejar al lado intereses personales, banderas de grupos y protagonismo e individualismo.

Se trata entonces de que las propuestas surjan de cada uno de nosotros y se orienten al desarrollo de la sociedad y por tanto el beneficio de la humanidad, de que la participación sea de todos y cada uno de quienes integramos a esta sociedad, de que el interés personal se convierta en bienestar general, de que la única bandera presente sea la salud mundial y que el protagonismo e individualismo sean considerados como enfermedad a la que hay que atender.

Esta convocatoria es el producto de una expresión personal, de la reflexión y el pensamiento de lo que ya he descrito; no es una crítica y pienso que tiene aplicación, no sólo para defender la integridad de nuestra sociedad mexicana de oncología sino también de nuestra sociedad a nivel nacional, mundial y universal. Finalizó comentando que la intención en el desarrollo de este tema es sólo una forma de expresar mi visión sobre el desempeño nuestro, algunas de sus causas y efectos en mi percepción de la realidad y de ninguna manera es la interpretación de todos, sé que es debatible y queda abierta a la crítica y las observaciones.

No toco nombres o casos puntuales porque mi objetivo está centrado al desarrollo constructivo y el progreso y no a la destrucción. Vencer estigmas que nos afectan como individuos y como sociedad dígase del caudillismo, mesianismo o profetismo y migrar de manera permanente a la Actitud Participativa implica la voluntad genuina.

Este artículo también puede encontrarse en la Edición Impresa del mes de Octubre, Revista LaSalud.mx y Oncologia.mx impresa y distribuida en Milenio Diario e Instituciones de Salud, o en la versión digitalizada en ISSUU

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

cancer, SMEO, oncologia, caudillismo, mesianismo, profetismo, felix quijano

Califica este artículo

0