Oncologia.mx - Diagnóstico de Cáncer Gástrico
Inicio | Noticias | Oncología | Diagnóstico de Cáncer Gástrico

Diagnóstico de Cáncer Gástrico

Por
Dr. Marco Antonio García Puig Dr. Marco Antonio García Puig

En el mundo actual, el estudio que se considera el estándar de oro para el diagnóstico de cáncer gástrico

Dr. Marco Antonio García Puig, Cirugía General, Cirugía Endoscópica y Endoscopia Gastrointestinal

Oncologia.mx.- En el mundo actual, el estudio que se considera el estándar de oro para el diagnóstico de cáncer gástrico es la endoscopia superior también llamada esofagogastroduodenoscopia con toma de biopsia, la cual posee una eficacia del 95%. 

Esta se deberá realizar en todos los individuos que tengan factores de riesgo para cáncer gástrico como por ejemplo; en pacientes con historia familiar de cáncer gástrico, o cuando los signos y síntomas sugieren que la enfermedad pudiera estar presente.

La endoscopia superior consiste en que el médico especialista introduzca por la boca y a través de la garganta un endoscopio (que es un tubo delgado y flexible que tiene una fuente de luz y una pequeña cámara de vídeo conectada en su punta). Este instrumento le permite al médico observar la mucosa o revestimiento del esófago, estómago y la primera porción del intestino delgado. Si durante el estudio se observan áreas anormales, se pueden tomar biopsias (muestras de tejido) usando instrumentos especiales que se pasan a través del endoscopio. Las muestras de tejido se envían a estudio histopatológico, donde se examinan en un microscopio para determinar si hay o no cáncer presente.

Cuando se observa a través de un endoscopio, el cáncer gástrico puede tener el aspecto de una masa protuberante, de un pólipo (forma parecida a un hongo), de una ulcera que no cicatriza o como una forma infiltrativa difusa con áreas de mucosa engrosadas conocida como linitis plástica.

Las biopsias gástricas deberán de ser tomadas de la masa o mucosa gástrica anormal, aunque en el caso de una úlcera gástrica maligna, las biopsias deberán de ser dirigidas a los bordes y base de la ulcera y en un mínimo de 7 biopsias.

La ecografía endoscópica o ultrasonido endoscópico es una herramienta que complementa y afina el estudio endoscópico en casos dudosos o cuando no se ha logrado hacer el diagnóstico de cáncer gástrico con precisión

En la ecografía endoscópica, se coloca un transductor pequeño en la punta de un endoscopio. Este emite ondas sonoras y detecta los ecos a medida que rebotan en los órganos internos y de esta manera una computadora procesa el patrón de ecos para crear una imagen en blanco y negro en la pantalla. 

De esta manera, el transductor se dirige hacia la pared gástrica donde se encuentra el cáncer y esto le permite al médico observar las capas de la pared gástrica, así como los ganglios linfáticos cercanos y otras estructuras justo fuera del estómago. La calidad de la imagen es mejor en comparación con la ecografía convencional debido a que la distancia que las ondas sonoras tienen que viajar es más corta.

Este estudio es de gran utilidad para ver cuánto se ha propagado el cáncer en el espesor de la pared gástrica, los tejidos circundantes y a los ganglios linfáticos cercanos. También puede ser usado para ayudar a guiar la aguja con la que se tomara la biopsia hacia el área sospechosa para obtener una muestra de tejido (biopsia con aguja guiada por ecografía endoscópica).

Ya una vez hecho el diagnóstico de cáncer gástrico, es preciso determinar la extensión tanto local como a distancia de la enfermedad. Para ello, el médico solicitará una serie de pruebas que completen el estudio. Algunas de estas pruebas son la tomografía axial computarizada (TAC), tomografía por emisión de positrones (PET por sus siglas en inglés), entre otras.


  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

5.00